• Oingz

3 consejos sobre finanzas personales que debes ignorar


Todos queremos lo mejor para nuestras finanzas, pero a veces puede resultar difícil identificar qué está bien y qué está mal. Las finanzas pueden ser un tema delicado y hay muchos consejos excelentes para ayudarte a tomar las mejores decisiones con tu dinero. Pero aunque la mayoría de los consejos pueden ser bien intencionados, no todos srán útiles para mejorar tu salud financiera. De hecho, algunos de estos consejos es mejor ignorarlos, ya que en realidad pueden causarte más daños que beneficios.


A continuación encontrarás 3 consejos sobre finanzas personales que debes ignorar.


1. No te arriesgues con tus inversiones

Si te preocupa perder dinero invirtiendo, podría tentarte guardarlo todo debajo de tu colchón (o en una cuenta de ahorros). El problema con esto es que las cuentas de ahorro y otras inversiones no tan riesgosas, como por ejemplo los CD, tienen tasas de rendimiento bajas. A ese ritmo, tus ahorros apenas estarán a la par de la inflación, lo que significa que tu dinero realmente puede perder valor a largo plazo.


Eso no quiere decir que debas invertir todos tus ahorros en la próxima startup o empresa más popular del momento, pero tienes que tener claro que es posible invertir en el mercado de valores y al mismo tiempo limitar tu riesgo. Los fondos mutuos agrupan cientos de acciones, bonos y otros activos variados. La inversión en estos fondos te permite limitar tu riesgo y, al mismo tiempo, obtener mayores rendimientos de los que verías con una cuenta de ahorros.


Por supuesto, el mercado de valores siempre tendrá sus altibajos. Pero con el tiempo, deberías ver un rendimiento promedio de más atractivo. La clave es comenzar a ahorrar pronto para que tu dinero tenga muchos años para crecer, y si hay una caída en el mercado, que tus ahorros tengan tiempo de recuperarse. Si quieres conocer más información sobre invertir inteligentemente, te recomendamos leer este artículo: 5 consejos a seguir para que empieces a invertir tu dinero.


2. Toda deuda es mala

No todas las deudas son iguales. De hecho, algunas deudas pueden mejorar tu salud financiera y ayudarte a alcanzar tus metas. Por ejemplo, y a menos que tengas una gran cantidad de dinero ahorrada, es probable que necesites un préstamo para comprar una casa. En este caso, la propiedad de una vivienda puede aumentar tu patrimonio neto mejorando tu salud financiera. Si ahora mismo estás pensando en comprar una vivienda, no te pierdas este artículo con las claves para comprar tu primera vivienda: 6 puntos claves que debes conocer antes de comprar vivienda.


La deuda de alto interés (como la deuda de una tarjeta de crédito) es la peor deuda que puede adquirirse, ya que cuanto más tiempo te demores en pagarla, más se incrementarán los pagos de intereses. Si tu deuda es el resultado de un gasto descuidado, tampoco es una buena señal, ya que si gastas más de lo que ganas, esto podría desencadenar una serie de problemas financieros.

Independientemente de si tu deuda es saludable o no, procura hacer tus pagos a tiempo todos los meses y trabajar para pagar esa deuda. Si tienes una deuda con intereses altos, intenta pagarla cuanto antes para eliminar esos pagos de intereses costosos, y luego afronta otras deudas con intereses más bajos.


3. Recortar drásticamente tus gastos es la mejor manera de ahorrar

Si quiere tener unas finanzas equilibradas, la regla de oro es que gastes menos de lo que ganas. Por lo tanto, tiene sentido que si deseas ahorrar más dinero, reduzcas tus gastos. En teoría, es una gran idea. En la práctica, sin embargo, no es tan fácil.


Si bien es inteligente recortar todo lo que puedas, si comienzas a recortar tu presupuesto y eliminas todos los costes no esenciales, es posible que no sea un estilo de vida sostenible. Por ejemplo, si estás tratando de perder peso y decides eliminar todos los alimentos que te gustan de tu dieta, necesitarás una fuerza de voluntad de acero para mantener esa dieta. De manera similar, si evitas salir a comer o irte de vacaciones con tu familia, es probable que te sientas miserable en poco tiempo y termines abandonando el presupuesto que te habías fijado. Si quieres aprender a hacer un presupuesto amigable, te recomendamos leer este artículo: 4 técnicas para organizar tu presupuesto y empezar a ahorrar.


Esto no quiere decir que no debas hacer recortes presupuestarios. Puede que no sea la mejor idea gastar todos los días dinero en un café o en unas lujosas vacaciones anuales, pero eso no significa que no puedas recortar sin eliminar lo que te gusta. Recorta donde puedas y trata de aumentar tus ingresos para ahorrar más dinero: ¿Necesitas dinero extra? Aquí te damos algunas ideas.



Como habrás visto existen consejos financieros que pueden ser buenos y otros malos. Después de leer este artículo, tendrás herramientas para manejar tus finanzas personales de una mejor manera y que así te sea mucho más fácil ahorrar dinero para asignarlo a tus objetivos.


¿Quieres ahorrar de manera inteligente? Utiliza una app inteligente. Descarga gratis la app de Oingz haciendo clic aquí.