• Oingz

5 consejos a seguir para que empieces a invertir tu dinero


Todo el mundo parece estar buscando una manera rápida y fácil de enriquecerse que lo lleve a alcanzar la felicidad. La naturaleza humana busca constantemente la manera de hallar un secreto oculto o un poco de conocimiento esotérico que de repente la conduzca a ver la luz, alcanzar el éxito o resolver todos sus problemas.


Si bien es verdad que a lo largo de sus vidas algunas personas tienen la fortuna de comprar boletos de lotería premiados o acciones de compañías cuyo valor se cuadruplica en un año, esto es extremadamente improbable. Confiar en la suerte es una estrategia de inversión que solo los tontos o más desesperados elegirían seguir. En nuestra búsqueda del éxito, a menudo pasamos por alto las herramientas más poderosas y que están a nuestra disposición para hacer crecer nuestro dinero, como el tiempo o el mágico efecto del interés compuesto. Invertir regularmente, evitar riesgos financieros innecesarios y dejar que tu dinero trabaje para tí en el largo plazo, es una forma segura de acumular dinero y alcanzar tus objetivos.


El Interés compuesto es la octava maravilla del mundo. El que lo entiende, se lo gana. El que no lo entiende, lo paga. - Albert Einstein.

Aquí te dejamos algunos consejos que debes seguir si eres un inversionista principiante o si estás pensando en empezar a invertir.


1. Fija objetivos en el largo plazo

¿Por qué estás pensando en invertir tu dinero? ¿Necesitas tu dinero en efectivo en seis meses, en un año, en cinco años o quizás en algo más de tiempo? ¿Estás ahorrando para tu retiro, para gastos de estudios, para comprar una casa o para aumentar tu capital?


La inversión debe entenderse como esperar a que la pintura se seque o a que la hierba crezca. Si quieres emoción, toma 800 dólares y ve a Las Vegas. - Paul Samuelson

Antes de invertir, debes conocer tu propósito y el momento en el que podrías necesitar los fondos. Si necesitas un retorno en pocos años, es mejor que consideres otra alternativa. El mercado de valores, debido a su volatilidad, no ofrece ninguna certeza de que todo tu capital estará disponible cuando lo necesites. Recuerda que el crecimiento de tu cartera depende de tres factores interdependientes:


1. El capital que inviertas

2. La cantidad de ganancias netas anuales sobre tu capital

3. El período de inversión


Si quieres tener éxito invirtiendo, idealmente deberías de comenzar a ahorrar lo antes posible, ahorrar tanto como puedas y sobre este dinero recibir el mayor rendimiento posible de acuerdo con tu tolerancia al riesgo.


2. Entiende tu tolerancia al riesgo

No todos somos iguales, cada persona es diferente, y por ende, cada uno de nosotros tolera de manera distinta el riesgo. Algunas personas son más conservadoras y otras están más dispuestas a asumir riesgos. La tolerancia al riesgo es un rasgo psicológico que se basa en tu genética, pero que está influenciado positivamente por la educación, el ingreso y la riqueza (a medida que estos aumentan, la tolerancia al riesgo parece aumentar ligeramente) y negativamente por la edad (a medida que uno envejece, la tolerancia al riesgo disminuye).


Tu tolerancia al riesgo es básicamente cómo te sientes con respecto al riesgo y el grado de ansiedad que sientes cuando hay riesgo. En términos psicológicos, la tolerancia al riesgo se define como "la medida en que una persona elige arriesgarse a experimentar un resultado menos favorable en la búsqueda de un resultado más favorable". En otras palabras, ¿arriesgarías $100 para ganar $1000? ¿O $1000 por ganar $1000?


Al comprender tu tolerancia al riesgo, puedes evitar inversiones que probablemente te vayan a generar ansiedad. Por norma general, nunca debes de poseer un activo que te impida dormir por la noche. La ansiedad estimula el miedo, y éste provoca respuestas emocionales (en lugar de respuestas lógicas) a los factores estresantes. Durante los períodos de incertidumbre financiera, el inversor que puede mantener una cabeza fría y seguir un proceso de decisión analítica siempre sale adelante.


Para entender tu tolerancia al riesgo, puedes realizar cuestionarios de perfilamiento que usualmente encontrarás en el momento de abrir una cuenta de inversión en una entidad financiera. Es importante que completes estos cuestionarios de manera honesta y que no te dejes influenciar por nadie. También es clave que, conforme vayas construyendo tu portafolio de inversiones, respetes tu nivel y no inviertas en activos que implican un riesgo mayor al que estás dispuesto a aceptar.


3. Diversifica tus inversiones

La forma más efectiva de gestionar el riesgo es diversificar tu exposición. Al diversificar tu cartera de acciones, estarás reduciendo considerablemente el riesgo de tu posición. En efecto, al invertir en acciones de compañías de distintas industrias, en distintos países, es menos probable que un evento negativo afecte considerablemente tu portafolio. Si en una parte tienes pérdidas, en otra posiblemente tendrás ganancias que harán que finalmente se balancee el impacto.


Invertir dinero puede ser una tarea compleja. Es por eso, que para inversionistas principiantes, la mejor opción puede ser la de invertir en fondos de inversión. Estos son administrados por expertos, siguen una estrategia de inversión definida y mantienen una posición diversificada. Si quieres invertir dinero pero no tienes el conocimiento necesario para hacerlo ni el tiempo para aprender, lo mejor es que te asesores con profesionales e inviertas en este tipo de soluciones.


4. Controla tus emociones

El mayor obstáculo para tener una buena experiencia invirtiendo es la incapacidad de controlar las emociones y tomar decisiones lógicas. A corto plazo, los precios de las acciones de las diferentes empresas que cotizan en bolsa reflejan las emociones y los sentimientos combinados de toda la comunidad que está invirtiendo. Cuando la mayoría de los inversionistas están preocupados por el futuro del mercado, es probable que los precios de las acciones disminuyen; cuando la mayoría se siente optimista sobre el futuro, los precios tienden a subir.


Los precios de las acciones que se mueven en contra de nuestras expectativas crean tensión e inseguridad. ¿Debo vender mi posición y evitar una pérdida? ¿Debo mantener mi posición, esperando que el precio rebote? Incluso cuando el precio de las acciones ha reaccionado como se esperaba, sigue habiendo preguntas: ¿Debo vender y obtener una ganancia antes de que caiga el precio? ¿Debo mantener mi posición ya que es probable que el precio suba? Pensamientos como estos inundarán tu mente, especialmente si vigilas constantemente el precio de un activo, eventualmente pasarás a un punto en el que tomarás medidas y dado a que las emociones serían el principal impulsor de tu acción, probablemente tomarías una decisión equivocada.


Las personas que no saben controlar sus emociones no son aptas para ganar dinero mediante la inversión. - Benjamin Graham

Cuando compres una acción, debes de tener una buena razón para hacerlo y una expectativa de lo que hará el precio de esta si la razón que tomaste es la correcta. Al mismo tiempo, debes de establecer el punto en el que liquidarás tu posición si las acciones no reaccionan como se esperaba. En otras palabras, tienes que tener una estrategia de salida antes de comprar una acción y ejecutarla dejando de lado las emociones.


5. Cuida primero lo básico

Antes de realizar tu primera inversión, es recomendable que te informes y aprendas. Las áreas con las que debe estar familiarizado antes de realizar tu primera compra incluyen:


1. Métricas y definiciones financieras: entiende las definiciones de métricas como el índice P/E (relación precio a ingresos), EPS (ingreso por acción), ROE (retorno sobre capital), entre otras. Saber cómo se calculan y tener la capacidad de comparar diferentes compañías utilizando estas métricas es fundamental.

2. Métodos populares de selección de acciones: debes comprender cómo se realizan los análisis "fundamentales" y "técnicos", en qué se diferencian y dónde puedes aplicada cada uno de ellos.

3. Tipos de orden del mercado de valores: conoce la diferencia entre las órdenes a mercado, las órdenes límite, las órdenes “stop-loss” y otros tipos comúnmente utilizados por los inversores.


Si no analizas las empresas, tienes las mismas posibilidades de éxito que un jugador de póker apostando sin mirar las cartas. - Peter Lynch


Si sigues estos consejos, te será mucho más fácil empezar a invertir y ahorrarás más dinero que podrás luego asignar a tus objetivos para alcanzarlos en un menor tiempo.


¿Quieres ahorrar de manera inteligente? Utiliza una app inteligente. Descarga gratis la app de Oingz haciendo clic aquí.