• Oingz

¿Cómo planear para el futuro cuando este es incierto?


En un tiempo donde reinan la incertidumbre, la volatilidad y el cambio, muchos personas se enfrentan con el problema de no saber a dónde se dirigen o cómo será el futuro que les depara. Te dejamos unas claves para que estés seguro de que estás preparado para una gran diversidad de escenarios posibles.


Tiene sentido que muchos jóvenes no puedan imaginar fácilmente hacia dónde se dirigen. Hoy en día es poco común que los millennials se establezcan en un mismo lugar por mucho tiempo. Es la era de los nómadas digitales, del teletrabajo, de cambios cada vez más rápidos, de vivir en lugares diferentes de donde nacimos etc. En efecto, los millennials son la generación tienes más probabilidades que cualquier generación anterior de saltar de un empleador a otro, ya que no hay tantos trabajos de por vida como solía haber antes y cada año aparecen trabajos nuevos que no existían ni siquiera el año anterior.

Los objetivos de las generaciones anteriores no son necesariamente los de los millennials: el 25% de ellos no planean casarse y el 30% no cuentan con tener un hijo. Además de los cambios culturales, el escenario económico ha destruido las aspiraciones de muchos jóvenes. Gran número de gastos básicos han subido muy por encima de lo que han subido los salarios en el mismo periodo de tiempo, como por ejemplo el alquiler. Casi el 30% de los millennials no esperan retirarse, y una cuarta parte dice que nunca comprarán una casa.


Cuando la trayectoria de vida de un individuo es un signo de interrogación, es mucho más compleja de planificar. Adicionalmente, suele darse el caso de que la gente ve su futuro como un extraño. Cuando se trata de estar motivados para ahorrar dinero, simplemente no sienten que lo estén haciendo para ellos mismos. Para su yo del futuro.

Entonces, ¿en qué debería consistir establecerse financieramente ante la incertidumbre? Fácil. Céntrate en lo poco que no cambia. Hay ciertos pasos que son fundamentales para la seguridad financiera, independientemente del camino que se siga en última instancia. Esos conceptos básicos son los siguientes:


1. Gasta menos de lo que ganas

Tan simple como eso. No vivas por encima de tus posibilidades y gasta siempre menos de lo que ganas. Gastar más de lo que ganas, sólo te hará endeudarte y tener que pagar intereses que complicarán todavía más tu situación financiera y te dejarán desarmado ante el futuro. Si crees que ganas demasiado poco, y no alcanzas a llegar a fin de mes, te recomendamos que leas este artículo que te dará ideas de actividades que puedes llevar a cabo para sacar ese dinero extra que a veces hace tanta falta.


2. Crea una cuenta de ahorros de emergencia

Ya que no sabes lo que va a suceder en el futuro, lo mejor es que estés preparado para lo que tenga que venir. Por ello, se recomienda tener un fondo de emergencia que te permita mantenerte por un periodo relativamente largo si te quedases sin empleo o sin la posibilidad de ganar dinero. Idealmente, se recomienda entre 4 y 6 meses. Esto realmente depende de lo dificultoso que te resulte encontrar empleo en dónde vives. Si para ti es muy fácil encontrar empleo y sueles hacerlo de manera rápida, no será necesario que tengas un fondo de emergencia para un periodo largo de tiempo. En cambio, si sueles tardar en encontrar empleo, es mejor que tengas un fondo de emergencia que cubra más meses. En todo caso, lo mejor es ser precavido, así si en el futuro se te presenta una situación complicada, estarás preparado para afrontarla.


3. Evita la deuda


Si bien no toda la deuda es mala, la deuda y sobre todo, los intereses que genera, pueden ser muy dañinos para tu futuro. A veces se empieza con cantidades reducidas de deuda, pero que a la larga pueden incrementarse y añadirle complejidad a tu planificación para el futuro. Por eso mismo te recomendamos que evites la deuda, sobre todo la deuda con tipos de interés alto. Si ahora mismo estás endeudado, no te preocupes. Tan sólo procura ahorrar de manera agresiva para poder pagar esa deuda cuanto antes, empezando por la deuda que tenga el tipo de interés más elevado.


4. Ahorra para tu retiro

Piensa en tu yo del futuro y dale la vida que se merece. Cuando seas mayor, no tendrás la misma energía ni la misma capacidad de generar riqueza y crear valor añadido que tienes ahora. Es por eso que es necesario que comiences cuanto antes a ahorrar para tu retiro. Puede que a día de hoy no te haga mucho sentido, pero lo agradecerás luego.



Es totalmente normal no tener objetivos claramente definidos a largo plazo ya que no podemos predecir el futuro. Pero lo más importante es empezar y estar preparado.


¿Quieres ahorrar de manera inteligente? Utiliza una app inteligente. Descarga gratis la app de Oingz haciendo clic aquí.