• Oingz

Que tus facturas mensuales no se conviertan en un dolor de cabeza


Todos los meses llega el mismo temido momento: la hora de pagar las facturas de la luz, el agua, el gas... ¿Qué tal me habrá ido este mes? ¿Habré gastado mucho? ¿Podré pagar todas las facturas? Si estas preguntas suelen rondarte por la cabeza, sigue leyendo este artículo donde te contaremos algunos secretos que harán que tus facturas se vean reducidas y no impacten dramáticamente tus finanzas.


Deshazte de cobros automáticos

Toma tu extracto bancario del último mes y revisa todos los cobros que sean automáticos, sobre todo los que provengan de suscripciones. Muchas veces hay servicios que llevas meses sin utilizar, y ni siquiera eres consciente de ellos. Cancela los que no estés utilizando, y reflexiona sobre si los que estás utilizando son indispensables para tí. Adicionalmente, busca alternativas y ofertas. Muchos servicios por suscripción tienen pruebas gratuitas o descuentos puntuales, infórmate bien y aprovéchalos. Además, muchas compañías de telefonía y de televisión ofrecen con sus planes suscripciones a Netflix, Spotify u otros servicios multimedia de manera gratuita. De nuevo, infórmate y busca el plan que más le convenga a tu bolsillo y se ajuste a tus necesidades reales.


Reduce el tiempo que gastas duchándote

Este truco es muy sencillo. Simplemente, cuando te duches, limita la duración a 1 ó 2 canciones, así evitarás gastar más agua de la debida y podrás reducir tu factura de consumo de agua. Acuérdate también de cerrar siempre el grifo mientras te laves los dientes y de no derrochar agua cuando estés lavando los platos. En esto del ahorro, ¡cada litro y cada céntimo cuentan!


Para ayudarte, acá te dejamos una lista para que escuches en la ducha :)


Movilízate en bici

Transportarte en bicicleta puede representar un ahorro grandísimo al año. El transporte es junto a la alimentación uno de los apartados donde más dinero gastamos y además un gasto que no puede suprimirse. Pero puedes reducirlo. Piénsalo bien, yendo en bicicleta no gastarás en transporte público, ni en gasolina, ni en mantenimiento de tu carro, ni en taxis. Además, contribuirás a reducir las emisiones de gases cuidando el planeta, y es incluso probable que te pongas en forma. ¡Todo ventajas!


Usa bombillas LED

Aproximadamente un 25% de la energía que se consume en un hogar va destinada a iluminación. Al representar un cuarto del consumo total, es esencial emplear las bombillas que menos consuman, en este caso las LED. Las bombillas LED tienen además la ventaja de tener una vida útil mucho más larga que una bombilla regular. Por último, recuerda siempre apagar la luz si no estás en la habitación, pequeños gestos como este pueden marcar una gran diferencia.


También puede interesarte: 7 tips para ahorrar dinero cuando haces mercado


Desconecta los aparatos

Si apagas el televisor con el control remoto, sin desenchufarlo, seguirás gastando energía. Procura desconectar del todo los electrodomésticos al finalizar su uso para ahorrar en tu factura. Tenerlos en modo “stand by” con la famosa luz roja encendida, consume electricidad. Es verdad que el modo stand by no gasta mucho, pero es un gasto que se puede evitar sin problemas.


Ajusta la temperatura de tu nevera

La mayoría de las personas cometen el error de gastar energía innecesariamente por no ajustar correctamente la temperatura de su refrigerador. Ajustar la temperatura evita que se consuma energía innecesaria y es un esfuerzo mínimo que representa un ahorro inmediato. La temperatura ideal para que los alimentos se mantengan frescos y no se derroche energía está en -4.4 grados celsius para el refrigerador y -17.7 para el congelador.



Si sigues estos consejos, ahorrarás dinero que podrás luego asignar a tus objetivos para que puedas alcanzarlos en menos tiempo.



¿Quieres ahorrar de manera inteligente? Utiliza una app inteligente. Descarga gratis la app de Oingz haciendo clic aquí.